Suplementos para el dolor articular: sus ingredientes activos

Algunos suplementos pueden ser una ayuda valiosa para combatir muchos dolores articulares. Veamos individualmente cuáles son los ingredientes activos más presentes en los suplementos útiles contra muchos dolores articulares.

La escasa resistencia de nuestras articulaciones al desgaste se debe principalmente a la incapacidad de nuestro cuerpo para regenerar los tejidos que componen los cartílagos, huesos, tendones y ligamentos, así como para obtener las sustancias adecuadas para ello a través de la nutrición.

El papel de los suplementos

El papel de los complementos alimenticios

Por lo general, las terapias sintomáticas para tratar el dolor articular se basan en medicamentos antiinflamatorios, pero a largo plazo también producen efectos secundarios.

Además de la medicación, podemos prevenir o aliviar estos dolores mediante una actividad física constante, la reducción del peso corporal y una dieta rica en frutas y verduras.

Pero también podemos usar suplementos alimenticios que, aunque no pueden reconstruir una articulación dañada, pueden tener una buena función preventiva.

Huelga decir que -como cualquier otro tipo de suplemento- antes de tomar suplementos alimenticios con este fin, es aconsejable consultar a su médico, especialmente si está siguiendo terapias farmacológicas al mismo tiempo o en presencia de determinadas enfermedades.

De hecho, aunque estos productos no suelen tener contraindicaciones específicas, pueden tener interacciones con diferentes drogas o problemas de intolerancia.

Dicho esto, en lo que respecta a los complementos alimenticios, veamos cuál de sus ingredientes activos puede ser más útil para este propósito.

Glucosamina

Glucosamina

El sulfato de glucosamina es una sustancia presente de forma natural en el tejido conectivo del cuerpo, incluyendo los tendones, ligamentos y cartílagos.

Es un ingrediente activo muy importante, que está presente en los suplementos que normalmente se recomiendan para las articulaciones, porque promueve la regeneración de los tejidos, porque los mantiene adecuadamente lubricados, porque previene la artritis y tiene un excelente efecto antiinflamatorio.

Condroitina

Condroitina

El condroitín sulfato es una sustancia que está presente en los cartílagos del cuerpo humano, que ayuda a mantenerlos flexibles, elásticos y resistentes a los impactos, la tracción y la torsión.

Utilizada como suplemento, parece que la condroitina también tiene un excelente efecto analgésico y antiinflamatorio, y también ayuda a reducir los síntomas de las enfermedades osteoarticulares.

El sulfato de condroitina, en los complementos alimenticios lo encontramos a menudo combinado con otras sustancias como la glucosamina (de la que hablamos anteriormente), el metano metil sulfonil (una fuente natural de azufre, de la que hablaremos en los próximos párrafos), la boswellia serrata (una planta cuyos extractos son tradicionalmente conocidos por sus poderes antiinflamatorios).

Ácido hialurónico

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico, muy utilizado en medicina y cosmética, es una sustancia producida por el organismo humano.

Desempeña una serie de funciones de importancia fundamental, especialmente en lo que respecta a la salud de la piel y las articulaciones.Normalmente se encuentra en el cartílago, la piel y el tejido sinovial.

Usado como suplemento, el ácido hialurónico tiene una función antiinflamatoria y regeneradora de los cartílagos y las articulaciones, además de contrarrestar y frenar los procesos de envejecimiento.

Colágeno

Colágeno

El colágeno es un componente fundamental de muchos tejidos del cuerpo humano, especialmente de las diferentes capas de la epidermis.

Un suplemento a base de colágeno puede ser muy útil tanto para mantener las articulaciones sanas como para contrarrestar los síntomas de la osteoartritis.

Metano de metilsulfonilo

Metano de metilsulfonilo

El metano de metilsulfonilo (MSM) es un tipo de azufre orgánico, producido en la mayoría de los procesos metabólicos, que es indispensable para la regeneración celular.

Como ingrediente activo en los suplementos para las articulaciones, el MSM reduce los procesos inflamatorios, promueve la regeneración de los tejidos después de un trauma, mejora la síntesis de colágeno y reduce el dolor de los calambres haciendo que las articulaciones sean más elásticas y flexibles.

También es útil para la salud y la belleza de la piel, las uñas y el cabello.

Magnesio

Magnesio

El magnesio es un suplemento dietético que se utiliza en muchas ocasiones, ideal para los deportistas en la menopausia y, en general, cuando es necesario potenciar la acción del calcio.

En el caso de problemas articulares, el magnesio promueve la regeneración ósea y es de fundamental importancia para proteger los músculos y restaurar su funcionalidad.

Cúrcuma

Cúrcuma

La cúrcuma es un producto natural con notables propiedades antiinflamatorias, útil como ayuda en el tratamiento de enfermedades crónicas y degenerativas.

Puede ser eficaz como coadyuvante en el tratamiento del dolor osteoarticular y para ayudar a restaurar la movilidad de las articulaciones.

Otros suplementos naturales

Otros suplementos de origen natural

La fitoterapia y la fitoterapia también nos ofrecen algunos productos muy útiles para contrarrestar los síntomas y procesos inflamatorios de las articulaciones sin tener los efectos secundarios de una droga.

Además de la cúrcuma, entre los remedios naturales más conocidos y eficaces, están la garra del diablo, que es un poderoso analgésico y antiinflamatorio, los aceites esenciales de menta y eucalipto, y las sales de Epson.

Suplementos preventivos

El uso de suplementos con fines preventivos

Si consideramos que nuestro cuerpo no es capaz de regenerar de forma independiente las estructuras que componen las articulaciones y las sustancias que las mantienen elásticas y lubricadas, es útil complementar habitualmente la dieta con elementos útiles para realizar esta función.

En los productos alimenticios que consumimos normalmente, a menudo es difícil encontrar una cantidad suficiente de esos ingredientes activos necesarios para la salud de las articulaciones: y es en este punto donde los suplementos son útiles, para ser tomados no tanto cuando aparecen los primeros problemas, sino más bien con fines preventivos.

Para que las articulaciones se mantengan elásticas, móviles y sanas, es importante, especialmente después de los 30-35 años de edad, tomar los suplementos específicos para diferentes períodos del año, con el fin de lubricar y regenerar los tejidos, y preservarlos del envejecimiento.

La ingesta regular de estas sustancias, reduce los síntomas dolorosos en casos de patologías y formas inflamatorias, pero es especialmente útil para combatir y prevenir enfermedades degenerativas, como la artrosis y la artritis.

Por supuesto, como se ha mencionado anteriormente, el uso de suplementos para los problemas de las articulaciones debe ser evaluado por un médico competente, y debe ser complementario de una actividad física correcta y regular y, si es necesario, complementario de las terapias farmacológicas convencionales o de la fisioterapia.

Los suplementos y el dolor de la menopausia

Suplementos para combatir el dolor articular de la menopausia

Los cambios hormonales y el diferente metabolismo del calcio que afectan al físico femenino durante la menopausia causan inevitablemente dolor en las articulaciones.

Para contrarrestar este molesto problema, es muy útil utilizar un suplemento específico para hacer frente a este período, combinado con una dieta y un estilo de vida adecuados.